Mujeres Nobel

 

IRÈNE JOLIOT-CURIE

Premio Nobel de Química, 1935

Hija de los científicos Pierre y Marie Curie, nació en París el 12 de septiembre de 1897. Durante la Primera Guerra Mundial colaboró con su madre en la labor radiológica realizada en el frente y formó personal médico y militar en las nuevas técnicas radiológicas. En 1920 se licenció en la Sorbona en Ciencias Físicas y Matemáticas y trabajó en el Instituto del Radio de París, donde conoció al científico Frédéric Joliot, con quien contrajo matrimonio en 1926.

En 1934, bombardeando aluminio con fuentes de polonio descubrieron la radiactividad artificial, por lo que recibieron en 1935 el Premio Nobel de Química.

En 1936 fue elegida subsecretaria de estado de Investigación Científica, cuando el voto femenino aún no estaba aprobado en Francia. En 1946 asumió la cátedra de Física General y Radiactividad de la Sorbona y la dirección del Laboratorio Curie del Instituto del Radio, epicentro de la obra familiar.

En 1948 viajó a Estados Unidos para dar conferencias a favor de los republicamos españoles exiliados. Debido a sus ideas liberales, fue retenida 24 horas por el Servicio de Inmigración en Ellis Island. Tras ser liberada, fue recibida por Albert Einstein en Princeton.

Los Joliot-Curie formaron parte de varios movimientos pacifistas e hicieron una importante labor de concienciación social -tanto de la población como de los gobiernos- sobre el peligroso uso de la energía atómica con fines destructivos.

Irène consagró los dos últimos años de su vida a diseñar un nuevo centro de investigación, el Instituto de Física Nuclear de la Universidad de Orsay. Murió el 17 de marzo de 1956, a los 58 años, en el Hospital Curie de París, a causa de una leucemia provocada por su continua exposición al material radiactivo.